Puzzles

Un día, sentado frente a mi computadora, pensando en cómo darle forma a algunos retratos que venía sacando (siempre me gusto mucho retratar gente) agarro un libro antiguo de ciencias que tenía al lado y alguien me había regalado (esos que traían hasta dibujos) y se me cruzó la pregunta: que pasa si la imagen la mezclo con texto, podrá llegar a hablar de otra manera? Y empecé con las pruebas.

Aun tengo esa primera impresión en donde se ven los dibujitos para explicar los fenómenos científicos sobre el rostro de Jane.

Con Jane empecé una relación entre texto e imagen, con un camino en donde el libro pasó de ser un soporte de la foto a terminar siendo una de las partes importantes de la obra. Un amino que empezó fotográfico y derivó en artístico.

Nuevos procesos tuvieron lugar en mi cabeza, cortar la imagen para poder multiplicarla, utilizar soportes no (tradicionalmente) fotográficos para poder expresar, aprender de tecnologías de impresión para poder tener el control de la obra. Un camino que no tuvo retorno, a partir de “Puzzles” empecé a animarme a trazar un sendero que poco a poco se transformó en camino, ruta.